Del justo sentido

Cuando damos sentido a los sentidos, la alegría y la libertad se conjugan en presente y se convierten en manifestaciones visibles de cambios invisibles. La fuerza interior que surge del sendero recorrido se sincroniza con el alma y, entonces, el justo sentido reafirma cada paso que damos y la seguridad en nuestros actos hace que surjan el equilibrio, la ecuanimidad y la sensatez.

¿La crisis de la empresa o la empresa de la crisis?

Los milagros ocurren cuando cambia la posición del observador. No hace falta ser un físico cuántico para percatarse de esta enorme verdad. Basta el sentido común que, extrañamente, no suele ser el más común de los sentidos. Este es el propósito del titulo de este artículo: el de que, quien lo lea, comprenda que bien vale la pena tomar la posición correcta para poder emprender empresa y no simplemente quedarse a contemplar la desaparición de la misma.

WhatsApp Charlemos